Blogia
EL CORRESPONSAL

La erosión se está llevando la costa floresteña al mar

La erosión se está  llevando la costa floresteña al mar

LA FLORESTA (6800) Los desmoronamientos de terreno que se lleva luego el mar en la costa de La Floresta (Canelones) preocupa cada vez mas a los vecinos del lugar. Recien en algunas semanas mas habria una solución, segun dijo Leonardo Herou. El jerarca explicó (pulsar aqui para ver nota completa) que el problema de la urbanización de toda la costa de Canelones es que se hizo "sin la planificación necesaria y sin los controles necesarios”.

El Director de Higiene Ambiental de la Intendencia de Canelones prometió -según una noticia publicada y fotografiada por El Espectador que "en un mes y medio se comenzará a trabajar en los drenajes pluviales" para frenar la visible erosion en la costa de La Floresta.

Entrevisa a Leonardo Herou (IMC) por Emiliano Cotelo (El Espectador), prologo de Rosario Castellanos (movilera de El Espectador que tomo las impactantes fotos)
EMILIANO COTELO: Rosario, ¿cómo luce La Floresta ahora? ¿Cómo luce en especial la zona de la costa, afectada en los

últimos años por los desmoronamientos?

ROSARIO CASTELLANOS:
Allí llegué hace casi un año, justamente siguiendo lo que era la justificada preocupación de los

vecinos tras ese problema, que en realidad son dos. La afectación a lo largo de la costa se da

fundamentalmente en dos puntos. Si consideramos que el origen de mi recorrida por la rambla fue

el viejo hotel, y tomamos en dirección al Este, la afectación es la pérdida de arena, el mar que

avanza, la modificación de la duna que allí está muy próxima a la rambla.

Si tomamos del hotel en dirección al arroyo, en dirección a Montevideo, ahí la costa cambia porque

es una costa en barranco. Y es impresionante la sensación de una costa carcomida, donde el

barranco se ha ido desmoronando y se ha perdido hasta parte del propio pavimento de la rambla.

¿Cómo luce hoy? Te diría que luce prácticamente igual pero, en todo caso, no se ha agravado el

problema. Supongo que tiene que ver con algunas medidas que vi que se habían tomado. Por lo

pronto, en el lugar donde decía yo que el problema era con la arena, es decir con dirección al Este,

se ha colocado un sistema de estacas de madera, de cerco bajo, para precisamente hacer una

contención de la duna, una contención de la arena. Eso por un lado. En el otro sector está

totalmente prohibido el tránsito vehicular. Uno llega por las perpendiculares a la rambla y lo

detiene una especia de barrera que se ha hecho de tronco...

EC – No estás hablando de la parte de la rambla ancha de La Floresta sino la rambla más angosta,

en la zona de barrancas.

RC – Exactamente. En la zona de barrancas en la que uno llega hasta un punto donde tiene que

pegar una vuelta. La rambla está como interrumpida y hay que dar una vuelta alrededor de la

Prefectura y luego tomar ese sector de rambla que es fantástico desde el punto de vista del paisaje.

Pero ha quedado completamente inutilizada y donde realmente el tema es feroz...

EC – Es la parte de La Floresta que se aproxima al otro balneario, a Las Vegas.

RC – Allí lo que se ha hecho, porque el riesgo sigue siendo el desmoronamiento, es cortar el tránsito

para no agravar el problema sobre la rambla y salvo para los propietarios de las casas frentistas a

esa rambla, no se permite el tránsito.

EC – Lo que sucede es que en esa zona los desmoronamientos han llegado muy cerca del propio

pavimento de esa rambla.

RC – Han tomado el pavimento. Hay sectores del pavimento que ya no existen, el transitar aún a

pie por esa rambla tiene sus riesgos. Llega un momento en que uno está al borde de un desnivel de

mucha altura, para el cual no hay ningún tipo de vereda. Es más, en la puerta de lo que se llama la

“Casa de los Curas”, que es una casa de retiro que tienen los jesuitas allí, hoy la zanja llega a la

puerta. No se puede ingresar desde el portón al predio porque está detrás de una de esas entradas.

El tema tenía que ver con que la construcción de la rambla, seguramente la construcción de

algunas de esas viviendas demasiado próximas a la costa, había modificado todo el sistema de

desagote pluvial. La recorrida natural del agua de lluvia, la forma en que llegaba al mar, había sido

afectada por esas construcciones y en esa afectación se había visto precisamente el efecto de un

ecosistema que había sido modificado.

El tema es que en aquel entonces me habían explicado que se estaban pensando soluciones al

respecto, precisamente para revertir esa situación, pero por el momento no se ha hecho otra cosa.

Al punto que los vecinos hablaban de un montón de tierra que se había ubicado allí y que todavía

está intacto.

***

EC - Hace poco más de una semana representantes de la Intendencia de Canelones se reunieron

con vecinos de La Floresta. La reunión fue en una casa frente a la rambla de ese balneario.

¿Cuál fue el objetivo del encuentro? Los jerarcas de la administración que encabeza Marcos

Carámbula presentaron un anteproyecto para frenar los desmoronamientos que hace años afectan

a la zona de barrancas de La Floresta. Ahora la comuna canaria tiene un plan de acción que

incluso va más allá del caso de La Floresta, ya que abarca otras playas de la Costa de Oro que

padecen inconvenientes similares.

¿En qué consiste esa propuesta? ¿Cómo y cuándo se ejecutará? Además de evitar que continúe la

erosión, ¿está previsto corregir el deterioro que ya se ha producido?

Les proponemos buscar respuestas a esas preguntas en entrevista con Leonardo Herou, director de

Gestión Ambiental de la Intendencia de Canelones.

***

Señor Herou, este problema se arrastra en realidad desde hace décadas pero a fines de 2006 hubo

un grupo de vecinos que interpuso una acción de amparo para que el Estado se hiciera cargo del

problema. ¿Cuánto incidió aquel paso ya a nivel de la Justicia? ¿Qué ha ocurrido desde entonces?

LEONARDO HEROU:
Este problema -como otros que tenemos en la costa- no es nuevo, no surge de un día para el otro.

Hace poco recibíamos a un par de técnicos canadienses que vinieron a trabajar con nosotros en

temas de incendios y en realidad nos planteaban las dos cosas: que tenemos una costa espectacular

pero tenemos algunos problemas que no son solamente en esa zona. Tenemos problemas desde el

Arroyo Carrasco hasta Jaureguiberry que nos obligan a tener una política concreta desde una

intendencia que no tenía este tema tomado con recursos propios como para encararlo de la manera

que hay que encararlo.

Hoy tenemos problemas importantes asociados en la costa a fenómenos naturales. Tenemos un

problema en la costa de retroceso natural que se ve agravado por años donde ha faltado

planificación, control, donde han faltado estudios de intervenciones concretas. Eso nos lleva a zonas

como la Ciudad de la Costa, que ustedes ya han analizado con el propio intendente Carámbula.

Tenemos una serie de infraestructuras a lo largo de toda la costa que uno por lo menos se plantea

que quizá no deberían estar ahí o que quizá faltó algún nivel de estudio o conocimiento adquirido

en el momento de construirla.

EC - ¿Usted se refiere a la rambla de la Ciudad de la Costa en ese caso?

LH - Por ejemplo, si uno va a la situación de La Floresta tenemos una serie de espigones

construidos que al menos hay una parte importante de ellos que hace bastante tiempo que no

cumple con su función. Si uno mira lo que es Parque del Plata, hay distintos estudios que marcan

que hay una conexión clara entre un fenómeno y otro, tenemos una rambla invadida por la arena.

Y uno empieza a encontrar que la urbanización de toda la costa de Canelones se hizo sin la

planificación necesaria, sin los controles necesarios y que hoy nos encontramos con una

infraestructura, obviamente casas construidas, en zonas que el conocimiento que hoy tiene el

mundo indica que no debían estar.

EC - Pero yo le preguntaba por esta acción de amparo que vecinos de La Floresta presentaron a

fines de 2006. ¿Surtió algún efecto, qué pasó después de aquel paso de los vecinos?

LH - Eso está recorriendo su trámite normal pero no ha incidido absolutamente para nada en el

compromiso que hemos asumido de trabajar en toda la costa. Por eso quise hacer esa pequeña

intervención de los distintos problemas que tenemos en la costa, y mucho menos en La Floresta. El

intendente nos pidió con claridad que en la costa y fundamentalmente en La Floresta, por la

situación que recién se describía Rosario muy bien, que trabajáramos con tres criterios. Primero

que hiciéramos todo lo que esté a nuestro alcance. Segundo, yo creo que es fundamental no

talentear en estas cosas, como decía el intendente. Tenemos que buscar que todas las intervenciones

que hagamos en esta formidable costa, tengan el sustento técnico necesario. Y lo tercero, que

forma parte de esta reunión a la que usted hacía referencia, es que todo el avance que vayamos

logrando lo hagamos de manera coordinada y con el mayor conocimiento por parte de los vecinos.

En esas tres líneas es que venimos trabajando.

EC - Ahora, concretamente, ¿hay ya un diagnóstico certero sobre cuál es el origen de este problema

de desmoronamiento en zonas de la costa de La Floresta?

LH - Nosotros lo que tenemos es un análisis muy avanzado de uno de los factores que incide en

esta erosión de los barrancos que tiene que ver con el drenaje pluvial.

EC - ¿Qué es eso?

LH - Eso tiene que ver con la forma que se fue urbanizando y como se ha ido alterando,

modificando, todo lo vinculado al drenaje pluvial. O sea, cómo se ha ido canalizando o cambiando

la lógica del agua de lluvia. Por ejemplo, lo que es el cordón-cuneta típico en las ciudades, en estos

balnearios lo que ha originado es problemas serios de drenaje aguas abajo, más sobre la costa. No

es sólo Floresta pero allí se agrava por el proceso de erosión de los barrancos.

Ahora, estudiar en profundidad seriamente un caso como este requirió que desde la comuna, con

las dificultades que todos saben que tiene nuestro gobierno, contratáramos técnicos, ingenieros

hidráulicos, que hicieron un análisis de toda la cuenca para buscar alternativas que permitieran que

el drenaje pluvial, que el agua de lluvia al momento de llegar a la costa, no generara el impacto

negativo que hoy está originando en los barrancos.

EC - ¿Cómo llega el agua de lluvia a la costa de La Floresta?

LH - Hay un punto de concentración bien importante allí en esa zona de los barrancos que para

entenderlo y buscar alternativas hay que estudiar incluso el lado norte de lo que es la Ruta

Interbalnearia. Entender cómo funciona la cuenca de aporte, de dónde viene el agua que llega a ese

punto crítico para nosotros, muy frágil, ha llevado a que nuestros técnicos tuvieran que estudiar

toda la cuenca desde donde llega el agua. Para eso contamos con el apoyo de la Dirección Nacional

de Agua y Saneamiento. Tanto el director, el ingeniero Genta, como el encargado de los temas de

drenaje pluvial, el ingeniero Failache, han estado trabajando con nosotros en este tema, junto a los

técnicos que contratamos. Y eso nos ha permitido presentarles un anteproyecto a los vecinos

afectados por esta situación en una última reunión, hubo varias previas. Seguramente lo que nos

va a permitir es desviar el agua de lluvia al menos en tres puntos antes de que llegue a la costa,

buscando que el agua que llegue a ese punto de los barrancos sea la menor posible.

EC - ¿Cuándo se generó ese problema que se va a estar corrigiendo?

LH - A medida que se fue urbanizando la costa... Los vecinos manejan muy bien la historia de La

Floresta, en qué años se han dado las intervenciones y tienen muy claro, entre otras cosas, que este

es un problema que tiene varias décadas.

Esto lo que va a solucionar es una parte, una parte importante.

EC - Usted lo dijo ya claramente. Ese es uno de los factores que inciden en estos

desmoronamientos: la llegada a la costa de las aguas provenientes de las lluvias. Ustedes tienen en

principio un anteproyecto sobre cómo redireccionar esas aguas. Pero hay más factores. ¿Qué otros

factores están formando parte de este problema?

LH - Yo le decía que este es uno de los factores, donde la Intendencia tiene mayores competencias,

lo vinculado al drenaje pluvial. Es donde hemos puesto con más fuerza, el énfasis del trabajo de la

comuna. A esto hay que agregarle algunas intervenciones más sencillas pero que de alguna manera

también han ayudado a que la gente tome conciencia y que entre todos colaboremos para no

agravar un proceso complejo como el que estamos hablando que tiene que ver con el cierre de la

rambla. Lo hicimos tanto al este de la conocida como “Casa de los Curas” y al oeste, en una zona

que quizá la situación no es tan grave pero también es compleja, sobre Las Vegas.

Y a esto le hemos sumado una serie de actividades de educación ambiental en las escuelas durante

el verano. Se está trabajando en todo lo vinculado a la dinámica costera.

Hay otros factores que inciden en la erosión costera, en la dinámica costera, que ya están dentro de

las competencias nacionales no municipales. Estamos trabajando con Ecoplata -tenemos un

acuerdo importante con Ecoplata y con distintas instituciones del gobierno nacional- y en las

próximas semanas, yo creo que para principios de mayo, estaremos haciendo una puesta a punto

de cuáles son las intervenciones y la infraestructura que hay en la costa y cómo inciden ellas en la

dinámica costera.

EC - Independientemente del hecho de que esos otros factores ya no ingresarían en la jurisdicción

de la Intendencia Municipal de Canelones, ¿puede numerar cuáles son?

LH - Sí, allí hay una incidencia de la napa freática. Cuando alguien se para ve el barranco, en

cualquier punto de la costa, puede ver agua saliendo a mitad del barranco. Eso incide también en la

erosión, obviamente que en menor medida que lo anterior. Y la propia dinámica de la costa,

cuando el agua por distintos fenómenos llega hasta la base del barranco y eso agudiza la erosión.

¿Cuánto incide cada cosa? Estos son los elementos de conocimiento que no se tienen de un día para

el otro. Lo que sí está claro es que todo lo vinculado al drenaje pluvial hoy es uno de los elementos

importantes a tener en cuenta y donde más venimos trabajando con la Dirección Nacional de Agua

y Saneamiento, con otros organismos del gobierno nacional y que los vecinos comparten que es un

elemento que en la medida que se resuelva va a ayudar a mitigar o a frenar este problema de

erosión.

EC - ¿Cuánto inciden en toda esta situación los espigones que usted ya mencionó?

LH - Allí hay una serie de espigones construidos. Ya muchos de ellos no están cumpliendo su

función. Hay un par de estudios técnicos sobre la mesa que manejan o evalúan de distinta forma

cuál ha sido el aporte de esos espigones, qué rol y qué papel juegan en esa pérdida de arena que ha

tenido la playa en esa zona de La Floresta. Arena que luego tenemos problemas ya más hacia el

este de La Floresta, recién Rosario lo manejaba, o incluso en Parque del Plata. La mayoría de estos

espigones está ya lejos del barranco, a varios metros del barranco sobre la playa y obviamente que

la función para la cual estuvieron pensados ya hace bastante tiempo que no la cumplen.

EC- Roberto, desde la audiencia, pregunta por qué no se prueba de calzar los espigones con bolsas

de arena, de modo verificar si mejora la captación de arena justamente.

LH – Bueno, esa es una de las cosas que se han planteado. Ahora yo quiero insistir en lo que muy

gráficamente lo planteó el intendente. Primero hay un tema de competencias municipales. H hay

áreas donde no podemos resolver desde el gobierno local, más allá de que tenemos un excelente

diálogo y estamos trabajando en conjunto en este y otros temas con el gobierno nacional. Lo

segundo es que yo creo que para seguir haciendo intervenciones lo que tenemos que tener es un

estudio técnico para –como decía el intendente- “no talentear”. Acá, sobre la dinámica de la costa

en ese punto, que no es igual a otros puntos de Canelones, tenemos que tener un estudio en

profundidad que aún no lo tenemos. Luego, de acuerdo a las competencias, lograr una buena

coordinación.

Eso lo hemos logrado en el tema de drenaje pluvial y creo que va a tener un importante impacto al

momento de frenar la erosión en ese punto.

EC - Yendo específicamente ahora a esa obra, la que usted dice que sí ingresa dentro de la

jurisdicción municipal y la que se prevé llevar adelante. Usted calificó lo que se presentó a los

vecinos hace muy pocos días como un anteproyecto. Entonces, ¿qué etapas faltan y, sobre todo,

cuándo entonces se realizarían esas obras?

LH - Nos comprometimos con los vecinos en que no mucho más de un mes, mes y medio, vamos a

tener el proyecto ejecutivo. Llegar a un proyecto ejecutivo de una obra de este tipo requiere estudios

en profundidad que es lo que están haciendo estos técnicos, nuestro equipo técnico asesorado por la

Dirección de Agua y Saneamiento.

EC- Le pregunto por los plazos porque estaba repasando antecedentes de prensa y en abril del año

pasado usted mismo declaró en el diario El País que en quince días se ejecutaría el desvío de las

aguas de las lluvias.

LH - El planteo que hicimos no fue que en quince días comenzaba el desvío porque no es posible

hacer una obra y concretarla en quince días. Lo que nos comprometimos con los vecinos es que

comenzábamos a trabajar en ese tema y de hecho desde hace bastante tiempo están los técnicos

trabajando en el desvío, buscando alternativas, muchas veces en función incluso de la información

que le presentan los vecinos. Los vecinos han aportado información muy valiosa, en ese punto y en

otros puntos de la costa, que han tomado nuestros técnicos que están trabajando desde la fecha que

usted decía.

Estamos seguros, hemos hablado con el intendente de que a partir de que hemos tenido un muy

trabajo en estos meses, los vecinos conocen esta información, al momento de tener el proyecto

ejecutivo en poco más de un mes y medio esperamos poder avanzar con las obras. Somos los

principales interesados en ir resolviendo este problema que sin duda es el principal problema de la

costa, no el único pero el principal problema que tenemos en la costa.

***

EC - Estos planes que usted venía recién informando suenan alentadores. Otra de las preguntas es

qué pasa con lo que fue afectado hasta ahora. Es decir, ¿está previsto destinar recursos para

refaccionar las zonas afectadas, para restituir lo que fueron en su momento esas barrancas, la

extensión que tenía, hasta donde llegaba la posibilidad de circular o caminar por esa zona?

LH - Hoy estamos comprometidos en buscar distintas alternativas y soluciones con sustento técnico

para mitigar un proceso que tiene un fuerte componente natural, agravado por estos fenómenos de

urbanización sin planificación y control.

Hoy esa es nuestra energía y en realidad nos va llevar bastante esfuerzo y recursos. Por lo tanto, el

planteo de volver a las condiciones originales es un planteo que obviamente está sobre la mesa, que

requiere otra serie de intervenciones, otra serie de estudios, que seguramente serían parte de una

segunda etapa.

Eso con respecto a esta zona que insisto es la zona más complicada que tenemos, en otras zonas

hemos logrado sí avances concretos que los vecinos han podido ver.

EC - Para cerrar lo anterior, todavía no hay planes para restituir esa costa a su estado original o al

estado de veinte años atrás.

LH - Lo que estamos haciendo con respecto a recomponer alguna situación costera que se ha ido

perdiendo, básicamente fenómenos vinculados a pérdida de arena, son esos vallados que se han

colocado en toda la costa. Son metros y metros de vallado que lo que buscan es retener la arena. Yo

quiero insistir que este es un tema de la dinámica costera, los problemas que tiene Canelones más

allá de tener una costa espectacular, han obligado a la Intendencia en muy poco tiempo a crearse

capacidades que no tenía. Este es un tema que obviamente no teníamos ni los recursos técnicos ni

la infraestructura para trabajarlo. Eso no se logra de un día para el otro, yo creo que venimos

alcanzando soluciones bien interesantes, tanto en accesos a la playa, en retención de arena,

estamos comenzando en poquitas semanas una obra de recuperación de Playa Mansa de Atlántida,

todo lo vinculado a este estudio y alternativas al drenaje pluvial que se hizo en profundidad en la

Ciudad de la Costa en el marco del Costaplan pero que también estamos extendiendo a zonas como

La Floresta.

EC - Usted sabe que en distintos puntos de la costa uruguaya la construcción sin planificación

previa ha mostrado ser un problema, ha mostrado estar en la causa de algunos de los deterioros

que luego se fueron constatando. Pienso por ejemplo en el caso concreto de las costas de Rocha, en

algunos de cuyos balnearios tuvo que resolverse, lisa y llanamente, la demolición de casas u otras

construcciones que estaban emplazadas en lugares no permitidos. ¿Puede llegar a ocurrir también

algo así en balnearios de Canelones?

LH - Lo que tenemos es por un lado, por primera vez, estudios en profundidad y serios en la costa,

en una zona de la costa que tiene más de 100.000 habitantes, como es la Ciudad de la Costa. Creo

que el Costaplan es un avance formidable de una zona que se fue consolidando en forma caótica,

desordenada y sin planificación. Eso ha llevado a que tengamos enormes problemas de distinto tipo.

Acá hay una referencia que es que los estudios técnicos en materia de drenaje pluvial de la Ciudad

de la Costa llevaron casi dos años con un equipo de más de diez ingenieros. Son estudios que hay

que hacerlos en profundidad, que hoy los tenemos en la Ciudad de la Costa y que se están

extendiendo hacia el resto de la costa de Canelones.

EC- Pero mi pregunta es si en alguna de esas playas la solución puede llegar a ser ordenar la

demolición de construcciones que están emplazadas donde no deberían estar.

LH - En algunos casos eso es viable y lo tenemos planteado, por ejemplo, alguna construcción

irregular que hemos tenido en la propia Ciudad de la Costa, en la zona de Araminda. Sí hemos

buscado alternativas y hemos procedido a demolerlas en conjunto por ejemplo con Prefectura. No

olvidemos también zonas consolidadas que se ha construido prácticamente sobre la playa y esto

requiere de una serie de medidas que hoy no están planteadas como inmediatas. Lo que está sí

planteado como inmediato es atacar los problemas más serios que tiene Canelones, buscando un

ámbito con la mayor coordinación con los más diferentes organismos que están vinculados a este

tema.

EC - Desde la audiencia llegan mensajes en cantidad a propósito de situaciones similares. Por

ejemplo tengo aquí este de Leo de Sayago que dice: “no se olviden de Neptunia, ocurre lo mismo y

nunca se encontró una solución”. Le podría citar algunos otros casos. Entonces, ¿qué ocurre más

allá de La Floresta?

LH - Al inicio quise graficarlo. La lista de problemas que tenemos en la costa –insisto, una costa

hermosa que recibe miles de visitantes- es extensa y para una intendencia nueva con dificultades

eso lo complica aún más. Pero hemos avanzado muchísimo. Hemos logrado construir 30 accesos a

lo largo de toda la costa que no son accesos que busquen mejorar desde el punto de vista del paisaje

de la costa, más allá de que lo hacen. Son accesos de madera que lo que buscan es estimular

determinadas formas de ingresar a la playa, facilitar a los distintos sectores de la población el acceso

a la playa pero sobre todo cuidar este recurso natural que tenemos en la costa. Esas 30 bajadas de

madera ya hoy los vecinos las disfrutan y el trabajo que estamos haciendo ahora es justamente que

se utilicen esas bajadas y desestimulando otras que muchas veces agravan fenómenos de pérdida de

arena.

En la zona de Neptunia que dice el vecino tenemos problemas serios, también en algunos casos

vinculados al drenaje pluvial. Históricamente se han ido haciendo acciones en los balnearios que se

iban construyendo que fueron cambiando el drenaje pluvial de esa zona y que eso después se ve

claramente en problemas que se generan cuando el agua llega al final de ese recorrido sobre la

costa.

EC - Fer de Colón pregunta por Atlántida. ¿Qué sucede en Atlántida?

LH - En Atlántida lo que les decía. Allí avanzamos con la construcción de bajadas y estamos

comenzando, no comenzamos antes porque llego muy sobre la fecha de la temporada, una obra

sencilla como ya la hizo Maldonado de recuperación de Playa Mansa. Básicamente lo que va a

permitir es eliminar el problema de humedad que tiene la playa así que a partir de la próxima

temporada la playa Mansa de Atlántida va a lucir de la mejor manera.

EC - ¿Otras obras que estén previstas para entender este tipo de inconvenientes en esa misma zona

de la Costa de Oro?

LH - Yo creo que lo principal es que nosotros seguimos apostando a un ámbito que creamos con

Ecoplata, que es un grupo de trabajo que se llama Costa Canaria. Allí tenemos los mejores técnicos

del gobierno nacional y de nuestra comuna trabajando en el análisis, en el estudio de los problemas

que tenemos en la costa de Canelones y sobre todo buscando definiciones que tengan un consenso

desde el punto de vista técnico pero también un consenso con los vecinos a través de las juntas

locales. Ese es el trabajo fundamental y de allí se van a desprender acciones como las que

mencionábamos u otras incluso vinculadas al tema de incendios. Hoy tenemos que definir con

fuerza una política de reforestación de la costa y para eso no solamente queremos una definición

desde el punto de vista técnico sino tener en cuenta la visión y la expectativa de los vecinos, esto va

a ser un taller que haremos en el mes de abril.

EC - ¿Por qué es necesaria una política de reforestación de la costa?

LH - Básicamente porque hemos tenido situaciones realmente serias y complejas de incendios en la

costa. Los vecinos nos plantean con fuerza bueno cuál es la política municipal, hasta hoy no

tenemos una política municipal definida como tal de cómo llevar adelante una reforestación y

recuperación de áreas incendiadas. A partir incluso de la visita de estos técnicos canadienses que

invitamos algunas semanas atrás, acordamos la realización de un taller ahora en abril donde

estarán presentes todos los técnicos que han escrito cosas y que han aportado cosas en este tema,

también participarán los vecinos y de allí saldrá una política que la Intendencia se compromete

además a dar los primeros pasos para irla concretando y avanzar en la reforestación y recuperación

de áreas extensas que han sido dañadas por los incendios.

***

EC - Además de las preguntas y las quejas aparecen también algunos elogios Herou. Por ejemplo,

este oyente dice que le resultaron buenísimas las bajadas en el caso concreto de Santa Lucía del

Este, anótelo.

LH - Bueno, me alegro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres