Blogia
EL CORRESPONSAL

Diputado Esteban Pérez: lo de los saqueos a supermercados, fue una maniobra del viejo infidente (Batlle)

Diputado Esteban Pérez: lo de los saqueos a supermercados, fue una maniobra del viejo infidente (Batlle)

MONTEVIDEO (2300)  Lo de los saqueos fue "una maniobra de distracción sobre el afane descarado de los bancos, en el cual el viejo infidente colaboró’ dijo el Diputado (FA) Esteban Andrés Pérez Bilinski -representante por Canelones, en el Parlamento.

Esteban Perez (titular del programa Fogon Canario -Radio Mil a las 12:30) afirmó - le dijo a Gerardo Tagliaferro que no toma demasiadas precauciones para exponer sus opiniones -(ver Cronicas - 30/05/2008- ENTREVISTA | Página 14), y que se considera un representante de las villas y los asentamientos de Canelones, (aunque) hoy ocupa un despacho en los lujosos salones del Palacio Legislativo.

"No soy perro para andar con collar".

Perez es tupamaro. Se integró al MLN a los diecinueve años y llegó a ocupar puestos de dirección intermedia. Estuvo seis años y medio preso; insinúa que hubieran sido más si "el enemigo" hubiera llegado a los secretos más secretos que logró guardarse.

Al salir de la cárcel, en 1978, formó con su familia y otras una "cooperativa" para pastorear y ordeñar una vaca. También fue "requechero", obrero de la construcción, trabajó en taller de óptica, fue cerrajero y foguista en un molino.

Hoy es representante por Canelones. Se le ubica dentro del "marenalismo", una supuesta corriente del MPP, liderada por el dirigente tupamaro histórico Julio Marenales, que tiene el curioso rasgo de que los que presuntamente la integran niegan por unanimidad que exista.

1) ¿Llegó a integrar el aparato militar del MLN - Tupamaros?
No comprobado. Por eso estuve solo seis años y medio preso. Integré una organización político-militar. El encuadre exacto no lo precisé en los interrogatorios, lo dejo en la nebulosa.

2) ¿Por qué no lo puede decir ahora?
Pienso que uno siempre tiene la satisfacción de, en medio de aquella derrota, haber obtenido pequeñas victorias. Y esa pequeña victoria es no haberles permitido completar la información.

3) En momentos en que se reclama saber la verdad de lo que pasó en la dictadura y en los años previos, ¿lo que usted hace no es ocultar parte de esa verdad?
No, yo integré una organización político-militar y cumplía, bajo una disciplina a la que estaba integrado, las tareas que se me asignaban.

4) ¿Cuál es su autocrítica con respecto a ese período de la historia del país?
Creo que en el año 71, cuando concretamos la fuga -yo estaba afuera y laburé en su concreción- (N. de R.: se refiere a la fuga de Punta Carretas, en setiembre de 1971) nos dimos un autogolpe. Porque en Uruguay la guerrilla urbana, que es la única posible, no soporta más sesenta o setenta clandestinos. Y cuando nos tiramos encima más de un centenar ofrecimos una cantidad de puntas que fueron utilizadas por el enemigo. Pero además, en la medida que debíamos mover todo lo que teníamos en procura de dar amparo y ubicación a ese centenar de fugados, también paralizamos el aparato en torno a esa función. Y luego cometimos un tremendo error estratégico al habernos planteado un salto en lo militar, en un plan que salió de Punta Carretas. Yo conocía exactamente lo que teníamos y lo que podía dar el MLN militarmente en ese momento, pero creo que los compañeros salieron con una sobrevaloración de lo que realmente éramos, y se plantearon planes audaces que, además, cayeron en manos del enemigo y nos golpearon antes que pudiéramos actuar. Afortunadamente nos golpearon antes, porque en ese caso hubiera habido un derramamiento de sangre muy grande y nos hubieran exterminado a sangre y fuego. Concreto: una de las tareas que en ese momento se me había asignado era el asalto a la Guardia Republicana. Mal armados, prácticamente cero formación, cero entrenamiento militar, era un suicidio colectivo.

5) ¿Con qué objetivo se planificó ese asalto a la Guardia Republicana?
Era uno de los tantos planes que había, e implicaba dar un salto en calidad en el sentido de golpear al enemigo. Cuando caigo preso, eso estaba en discusión. Desconozco cómo siguió esa discusión, pero en abril del 72 la dirección se estaba planteando seriamente un salto en calidad en lo militar y eso significaba pasar a una ofensiva militar mucho más dura, para lo cual no estábamos preparados ni era la coyuntura política adecuada. Mi opinión es que lo que deberíamos haber hecho era jugar la carta de las masas. Estábamos en una situación de alto prestigio en la población, lo cual descolocaba al gobierno. Debimos haber trabajado para una alianza mucho mayor que la del Frente Amplio, con sectores del Partido Nacional, que en ese momento se veían estafados en las urnas.

6) ¿Una alianza de esas características para qué?
Para lograr una situación de aislamiento del gobierno de Bordaberry. Con la CNT, el Partido Nacional, el Frente Amplio y el MLN, plantear una plataforma de salida política con el compromiso del cese del fuego. Y provocar una nueva elección. No jugamos inteligentemente esa carta, y entonces tuvimos dos cosas: el autogolpe, por la fuga, y ese planteamiento militar que paralizó los pasos políticos que debimos dar. Había suficientes contradicciones en el sistema político, en las propias Fuerzas Armadas, como para haber trabajado enérgicamente para lograr un gran frente alternativo. No nos detuvimos, con pausa y sin prisa, a analizar la coyuntura.

7) ¿Por qué no se concretó ese copamiento a la Guardia Republicana?
Dentro del plan del año 72 había una serie de acciones programadas para dar ese salto en calidad. Yo caigo preso en la mitad de esa discusión y en la mitad de una reestructura interna. Capaz que hay cosas que se siguieron discutiendo, pero no lo sé. La idea que había era un salto sangriento, en definitiva. Dejar la etapa de propaganda armada y pasar a la ofensiva militar.

8) Dice que la salida de más de cien presos de Punta Carretas fue "un autogolpe" porque no tenían dónde esconderlos. ¿Cuál era la opción?
Se podía haber hecho una fuga menor. De hecho quedaron muchos presos, no los sacamos a todos. O podíamos habernos planteado evacuar compañeros al exterior, donde también tenían tareas para hacer, como por ejemplo entrenarse y también generar un movimiento político de respaldo y apoyo al MLN, cosa que nos hubiera sido muy útil. Teníamos las vías y los medios para evacuar gente y llevarla a prepararse afuera: en lo político, en lo militar y en gestión. Estos errores nos llevan a la gran autocrítica que debemos hacernos, que es que en el año 73, cuando viene el golpe de Estado, no estábamos a la altura de los acontecimientos.

9) ¿Fue correcto poner en práctica una estrategia de lucha armada para la toma del poder?
Lo que se largó fue una estrategia de propaganda. Éramos un grupo político que hacía propaganda con armas. Por eso es que, salvo situaciones no buscadas, tuvimos poco derramamiento de sangre. Cuidamos hasta el último milímetro las acciones para evitar enfrentamientos.

10) ¿En qué circunstancias volvería a tomar un arma?
Si tenemos un golpe de Estado, indudablemente me plantearía la resistencia bajo todas las formas posibles de lucha. También en el caso de una invasión a nuestro país o a un país hermano por parte del imperio. Estoy medio viejo ya pero no le sacaría el culo a la jeringa.

11) ¿Cuándo empezó a pensar en la posibilidad de ser diputado?
Cuando en el período pasado fui suplente de Agazzi. No era lo que más me atraía, pero percibía en el conjunto de la base, en mi departamento de Canelones, un empuje de la mayoría de los compañeros para que asumiera la responsabilidad.

12) ¿Se siente cómodo en el Parlamento?
Me resulta altamente tensionante, desgastante. No sabía que había que usar canilleras. Y hay que usarlas incluso en la propia interna. Eso me dolió, me enfermó muchísimo el primer año. En el año electoral y el siguiente, la presión en la interna fue tremenda, porque yo sentía que asumía un frente más y después me sentí como si le hubiera robado los caramelos a una cantidad de gente que tenía la aspiración, como objetivo de vida, de estar acá.

13) Cuando habla de la interna, ¿se refiere al Frente Amplio o al MPP?
Al MPP. En el Frente Amplio de Canelones tengo una buena relación, cómoda, con los distintos compañeros. Pero la interna del MPP fue durísima en ese sentido.

14) ¿Está decepcionado?
De alguna forma creo que algunos viejos dirigentes perdieron el contacto con la base, con el pueblo, y se rodearon de un ambiente artificial que los ha llevado a interpretar erróneamente la realidad y cometer injusticias y barbaridades políticas, a la interna, muy serias.

15) ¿De quién está hablando?
No lo voy a decir. Cada cual que se ponga su sayo. Puedo estar equivocado también.

16) Se le identifica con Julio Marenales. ¿Existe el "marenalismo"?
No. Quizás el tema que nos aproxima es que los dos venimos de una extracción humilde, hemos trabajado con las manos, sabemos lo que es tener un patrón arriba, y otros dirigentes no. Quizás en la forma de hablar, en la frontalidad, seamos iguales. Pero yo no soy perro para tener collar, no tengo dueño. No soy ni del Pepe, ni del Julio ni del Ñato, ni de Lucía Topolansky. Tengo mi cabeza propia. A veces coincido con alguno de ellos y a veces discrepo. Hay cosas en las que coincido con Huidobro y hay otras en las que hemos tenido visiones opuestas. Y con Marenales hemos tenido acuerdos y desacuerdos. Creo que lo peor que le puede pasar al MPP es generar un secretario general por la vía de los hechos. El fuerte desarrollo de algunas personalidades, y su gran capacidad política también, a veces parecen ir en ese sentido.

17) ¿En Uruguay debería haber una justicia "a la cubana", como se le atribuye haber dicho a Marenales en los últimos días?
Cuando se rasgan las vestiduras el Partido Colorado, el Partido Nacional y el Poder Judicial con su independencia, son unos hipócritas porque la Justicia nuestra no es independiente ideológicamente. Todas nuestras acciones están teñidas por nuestra ideología o por la religión, que también podemos considerarla ideología. Por lo tanto, pesa en la decisión de un juez, la ideología. Y en estos momentos hay cambios de filosofía en el gobierno y aparecen las dependencias ideológicas. De ahí la contradicción de decir que el IRP era constitucional y que el IRPF es inconstitucional. Bien por aquellos que, siendo blancos o colorados, se mantuvieron coherentes.

18) ¿Le costaron caro en la interna las declaraciones a Búsqueda sobre la Justicia?
Mirá, yo estoy jugado a los de abajo y no estoy jugado a un sillón. Te lo sintetizo en esto: hubo regocijo abajo y chucho arriba. Hubo algunos dirigentes que se achucharon con mis declaraciones, pero abajo hubo un gran regocijo. Yo viajo en ómnibus, camino por la calle, compro en la feria, y lo que, en síntesis, me decía la gente era: "Al fin alguien dijo lo que había que decir y lo que todos pensamos y no decimos".

19) ¿Dentro de su sector lo cuestionaron?
No formalmente. Hubo apresuradas desmarcadas de algunos dirigentes, y algunos me respaldaron. Y se desmarcaron sin saber exactamente lo que había dicho, porque Búsqueda dice muchas cosas de lo que pienso pero no dice exactamente lo que yo dije. Porque no existió el reportaje.

20) ¿Cuál es, concretamente entonces, su pensamiento con respecto a la actuación de la Justicia en torno al IRPF?
Mi pensamiento en ese momento fue que si había un recorte (por la derogación del impuesto sobre las pasividades) había que ser selectivo. No recortar nada que afectara los intereses populares y recortar en otros lados, incluido el Poder Judicial. Si quieren interpretarlo como una amenaza, que lo hagan, pero es así. Además, constitucionalmente, un legislador tiene que decidir qué hacer con el Presupuesto, así que tiene que opinar sobre eso. Hicimos un uso constitucional de nuestro derecho a opinar. Todo lo demás fue circo para que Esteban Pérez se achuchara.

21) ¿Firmó para anular la ley de Caducidad?
Aún no, por eso de dejar para último momento.

22) ¿Está de acuerdo con que se plebiscite la anulación de la ley?
Lo coherente, si en la campaña electoral dijimos que en este período no íbamos a derogarla, es mantenerla. Pero yo creo que hay que anularla. Hay leyes internacionales que están por encima de las nacionales, y acá ha habido delitos de lesa humanidad y que esa ley no tiene valor.

23) El propio Marenales ha dicho que la anulación de ley no tiene sentido porque no va a producir ningún efecto concreto.
No vamos a aplicar tacho y picana, por lo tanto si no hay voluntad de ellos de manifestar qué se hizo y dónde están los desaparecidos, no se va a avanzar. Creo que formalmente tienen razón quienes sostienen que esa ley es nula porque hay leyes superiores ratificadas por el país, a las cuales debemos dar cumplimiento.

24) ¿Le interesa ver militares presos?
Si hay algo que no tengo es un sentimiento de venganza. Cuando me metí en el MLN tenía claro que asumía el riesgo de ir preso, de ser torturado o muerto. Me tocó, dentro de la lotería, lo más suave. No comparto la tortura pero no tengo ningún tipo de animosidad personal.

25) ¿Se ha encontrado en estos años con algún militar con el que se haya enfrentado o que lo haya torturado?
Al poco tiempo de salir del Penal fui a la casa de un amigo y veo un hombre que iba pasando y esconde la cara detrás de un portafolio. Lo entré a mirar y descubrí que era un capitán de los que me habían torturado. El pobre hombre tenía un susto bárbaro, me vio con otro y pensó que se la venía a dar. Me reí, y lo que sentí fue pena. Qué tristeza vivir con miedo, ser tan jodido.

26) En función de sus responsabilidades en el Parlamento, ¿le ha tocado compartir algún acto o evento con un militar que conociera de aquellas épocas?
Sí, sí. Me ha tocado estar en algún estrado, en algún desfile, y lo que uno piensa es en la ironía de la vida. Les reconozco una virtud: que han acatado. Cuando se les dio la orden de detener a los personajes que están presos la orden se cumplió. Entonces, pasados treinta años han sido capaces de acatar la democracia y el mando civil. Hay que reconocércelos.

27) ¿Qué tiene para decir de lo que dijo Batlle, acerca de que los saqueos de 2002 fueron organizados por "los muchachos de siempre"?
Creo que es un torpe intento de volver a meter en una campaña electoral el cuco de los tupas. En cualquier momento van a salir diciendo que nos vamos a llevar a los nenes a Moscú, y no va a tener en cuenta que no existe más la Unión Soviética. Estoy convencido, porque hay bastantes indicios, que eso fue orquestado desde la derecha, y no sé si no desde el gobierno de entonces, para generar una situación de distracción en la población sobre lo que realmente estaba pasando, que era el afane descarado de los bancos, en el cual, obviamente, el viejo infidente colaboró.

28) ¿Qué quiere decir con que "el viejo infidente colaboró"?
Que, casualmente, él estaba en el gobierno cuando se desfinanciaron los bancos y casualmente también, estaba cuando se genera un operativo que huele a inteligencia militar. No lo puedo probar, pero tengo esa conclusión. Tuve algún comentario, de algún soldado, que me dijo que los bajaron de particular en determinados supermercados, les dieron mil pesos a cada uno y que se llevaran todo. Puede ser cierto o no, porque también a veces nos tiran "carne podrida".

29) ¿Ese soldado que relación tenía con usted?
Era un conocido.

30) ¿Chávez o Lula?
Dos países distintos generan dos dirigentes distintos, igualmente provechosos para la nación latinoamericana.

31) ¿Tiene cuentas que pedirle a Lula?
No. Creo sí que tiene un debe general, y es que estuvo demasiado atento a su interna -la de su partido y la de su país- y no generó mucho hacia afuera en materia de condiciones para entrelazar la patria latinoamericana. Tiene suficiente fuerza económica como nación como para asumir el liderazgo en ese sentido. Veo positivo el planteo de formar una coordinación de las Fuerzas Armadas latinoamericanas, y veo una buena señal cuando manifiesta que a Uruguay y a los países chicos se les debe dar una mano. Creo también que es un reconocimiento de que precisa de sus hermanos latinoamericanos, por chicos que sean, porque el grandote del Norte es muy poderoso, y tiene mucha hambre por su petróleo y su Amazonia.

32) ¿Marulanda era un revolucionario o un narcotraficante?
Sin ninguna duda, un revolucionario. Nadie se pasa metido en la selva esquivando balas toda una vida si es un narcotraficante. Estaría en Miami, chupando whisky y con todo el confort. Alguien que vive a los tiros y a salto de mata es profundamente revolucionario y debemos sacarnos el sombrero, cuando muchos revolucionarios han defeccionado a lo largo de la vida.

33) ¿Cree que las FARC tienen relación con el narcotráfico?
Primero creo que con respecto al narcotráfico hay un prejuicio: que es una cosa satánica aparte. El narcotráfico es una multinacional que maneja mucho dinero, tan multinacional y tan dañina para los pueblos como puede ser la Coca-Cola o cualquier otra que succiona a los pueblos. Con la agravante de que ésta le destruye el coco a nuestros gurises. Las guerrillas suelen cobrar peajes o impuestos revolucionarios a las empresas porque tienen que abastecerse sacándole recursos al enemigo: las armas o el dinero. Si le quitan dinero a la Coca-Cola, bien por ellas, y si le quitan al narcotráfico, mejor todavía. Creo que quienes sí participan en el narcotráfico son las Fuerzas Armadas de Colombia. En definitiva, la guerrilla está peleando contra unas Fuerzas Armadas y un gobierno altamente contaminados por el narcotráfico. Y así como les quita armas, también les quita plata de las formas posibles.

34) ¿Ingrid Betancourt debería ser liberada?
Bueno, esa es una decisión que corresponde a la guerrilla colombiana. Todo indica que estaban en el camino de liberarla hasta que sucede ese operativo en Ecuador, que creo apuntaba a una provocación que desencadenara una guerra y justificara el ingreso de tropas norteamericanas, de forma más masiva aún. La voluntad de los colombianos es soltarla y creo que se debería haber negociado, pero no existe la contraparte.

35) ¿Cómo se lleva con Luis Lacalle Pou, también diputado por Canelones?
Nos saludamos a distancia.

36) ¿Mujica debe ser candidato a presidente?
Es lo que dice el sentido común. La mezquindad política puede llegar a cortarle el paso.

37) ¿Cree que es el mejor candidato posible del Frente?
Sí, creo que sí, porque lo miro más allá del Frente. Nos enfrentamos a una campaña electoral difícil en la que no alcanza el sentir de la barra frentista, sino que tenemos que mirar los votos que se puedan arrastrar. Las encuestas dicen que después de Tabaré Vázquez, un punto abajo, el hombre más popular es Mujica. El que lo sigue tiene el 45%. El pueblo está pidiendo a Mujica.

38) Y si Mujica declina la posibilidad, ¿cuál es la alternativa?
El sentido común diría que le sigue Astori. Pero el Frente puede generar otros candidatos, el problema es que no estamos en una coyuntura que nos permita experimentar mucho. Debemos jugar las mejores cartas que tenemos, porque el bolillero electoral puede llevarnos a una derrota táctica importante en el proceso.

39) Aunque quien resulte candidato del Frente no le guste nada, ¿lo va a votar?
Si permanezco en el Frente Amplio, sí.

40) ¿Hay posibilidad de que no siga en el Frente?
Tendría que elaborar un programa opuesto a lo que pienso, cosa que creo que es imposible. Si elaboramos un programa de profundización del desarrollo del país productivo y de profundización de la distribución, de contención de la acumulación de tierra y su utilización social, voy a seguir jugado al Frente Amplio.
 
 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres